La empresa norte americana creada por Henry Ford: The Ford Motor Company, famosa por fabricar vehículos automotores, mantiene una visión muy de cerca con el futuro puesto que ya está imprimiendo piezas en 3D con el fin de reducir drásticamente el costo de su producción y a su vez conseguir piezas cada vez más ligeras pero con su misma resistencia, mejorando así el consumo de combustible y bajar el nivel de esfuerzo de sus nuevos coches.

Esta innovación es gracias a la colaboración de Stratasys quien fabrica piezas en 3D, sus ingenieros utilizan este sistema para imprimir piezas de automóviles de cualquier forma y longitud. “Con la tecnología Infinite Build, podemos imprimir grandes herramientas, accesorios y componentes, haciéndolos más ágiles en los procesos de diseño” expresó Ellen Lee, jefa técnica de Ford en una investigación de Fabricación Aditiva.

Los ingenieros de Ford normalmente tenían que crear un modelo digital-informático de la pieza y después esperar meses para que su ejemplar pudiera ser producido, con la impresión en 3D los ingenieros podrán analizarlo y producirlo en apenas unos días con la reducción significativa de costes.

Con este gran avance de la compañía se estima que la impresión en 3D pueda llegar a mover en el mercado mundial 26.000 millones de dólares en 2020, pero su visión no solo está en la rama automovilística, sino también para futuros proyectos educativos, medicos y en la industria aeroespacial.